Categoría: Crecimiento personal

Propósitos para el nuevo año ¿Cómo cumplirlos?

Acabamos de empezar un nuevo año y muchos de nosotros lo comenzamos marcándonos una serie de propósitos (aprender o mejorar un idioma, hacer ejercicio de forma regular, comenzar una dieta, dejar de fumar, apuntarnos a algún curso…). Pero conforme va avanzando el año, estos buenos propósitos se van diluyendo y, en algún caso, puede aparecer la frustración.

Para que un propósito pueda llegar a buen término es aconsejable aplicar una serie de criterios:

  • Escoger uno o como mucho dos propósitos. Tal como dice el refrán castellano “Quien mucho abarca poco aprieta”. Si nos proponemos demasiadas metas es posible que no alcancemos ninguna.
  • Un propósito al fin y al cabo es un Todo objetivo para poder ser alcanzado ha de ser:
    • Es decir, ha de estar al alcance de nuestras posibilidades. Por ejemplo, podemos plantearnos correr dos veces por semana y progresivamente llegar a correr 5 kilómetros pero no apuntarnos a una maratón en dos meses si llevamos 10 años sin hacer deporte.
    • Cuantificarlo es bueno para mantener la motivación. Si queremos mantener una buena forma física no basta sólo con apuntarse al gimnasio sino fijarnos en ir, por ejemplo, al menos dos veces por semana.
    • Si el objetivo es muy genérico, por ejemplo, mejorar el inglés, es complicado después verificar si lo hemos cumplido o no. Concretar el objetivo, en el caso del inglés obtener el nivel B2, nos marca además el camino para poder alcanzarlo.
  • Ponernos un tiempo para alcanzarlo. Para lo cual hemos de ser realistas para no fijar metas imposibles que nos lleven a la frustración. Si nunca hemos estudiado un idioma no sería realista ponernos el objetivo de hablarlo en un mes pero sí quizás el de tener una conversación mínima en un año.
  • Sea nuestro. Si nuestro propósito es para complacer a una tercera persona será más complicado de llevar a cabo. La motivación para cumplirlo es más fuerte si parte de nosotros que si es externa. Además, podemos frustrarnos si la reacción de los otros no es la que esperamos cuando cumplamos el objetivo.

La motivación para cumplirlo puede venir de nosotros mismos, de motivos internos (como las ganas de aprender) o bien externos. Por tanto, es bueno que nos demos pequeños premios si alcanzamos objetivos parciales (por ejemplo si voy 3 veces al gimnasio a la semana durante 1 mes me compraré la camiseta de deporte que me gusta tanto)

Asimismo no dudemos en pedir ayuda. Si queremos ir habitualmente al gimnasio nos ayudará ir con amigos. Y esto es especialmente importante si nos proponemos dejar una adicción como puede ser el tabaco. Si acudimos a un especialista en adicciones que nos guíe en el proceso, nos será probablemente más sencillo cumplir el objetivo.

Verano y conflictos

Llega el verano, las vacaciones y aumenta el tiempo que estamos en familia, en pareja, con amigos…. Esto también significa …

¿Padres helicópteros? Los riesgos de la sobreprotección

Un tema de equilibrio Una de las cosas más complicadas de ser padres es mantener el equilibrio entre la protección y la …

Educar desde lo positivo

La corrección del error es uno de los principios más usado en educación. Está claro que si nos equivocamos que alguien …